Seleccionar página

Tu mirar desnuda a mi ser

Tus ojos destellan lujuria que me arrebata

Tus labios dejan escapar deseos que me oprimen

Cada expresión de ti

Es un crucigrama en mi mente

Tu sonrisa es una flor al abrir

Tus cabellos una cascada de luces al amancer

Tu pensar un espejo que me refleja

¿Qué embrujo se te ha dado, mujer?

Que perturbas mi pensar

Y me haces dudar

Cuando te miro, ya nada existe, sólo tú

Y mi alma desvanece en mar de disipaciones

Ya nada importa sino este momento.